Ser para transformar

Reseña de los Diálogos de La vaca independiente

Desde todos los lugares, los ojos silenciosos convergían en la fuente central del patio desde donde Otto Scharmer, colocaba las bases sobre las que emergerían -inquietos y profundos- los diálogos. Diálogos: Ser para transformar, convocados por la Vaca Independiente, reunió a profesionales y pensadores de la educación este pasado jueves en el histórico Ex Convento de San Hipólito. El recinto albergó, como lo ha hecho por vocación desde el siglo XVI, una reflexión sobre la relación que los seres humanos establecemos con la naturaleza, los otros y con nosotros mismos.

El evento fue una invitación a pensar nuestro ser, para a partir de éste transformar nuestro hacer. La conversación inició colocándonos en un momento de disrupción, de un cambio radical en los sistemas, que nos enfrenta a un pasado obsoleto, un futuro desconocido y a la incertidumbre de estar entre ambos. Frente a esta brecha que se manifiesta en lo ecológico, lo social y espiritual, tenemos la opción de reaccionar desde la negación y la ausencia o desde lo que Otto llama la “presencia plena”. Esta visión integral, que fundamenta su Teoría U, considera que la mejor aproximación al cambio es mantener una mente, un corazón y una voluntad abierta. Es únicamente de esta forma, que podemos suspender los patrones del pasado para redireccionar y finalmente prototipar y actuar en un posible y verdaderamente nuevo escenario. Así, la responsabilidad cae directamente en cada individuo que actúa y trabaja hoy en cualquier organización y sector. Considera que el éxito de cualquier intervención depende de la condición interior del que está interviniendo.

Entonces ¿cómo desarrollamos habilidades y conocimiento que nos permitan crear bienestar individual y colectivo? preguntaron Claudia y Malu de La vaca independiente, suponiendo que el bienestar requiere de aprendizaje y herramientas. La respuesta fue la Mediación pedagógica que como experiencia nos exigió a los participantes escuchar atentamente, conectarnos con los demás y generar un sentido conjunto a partir de esta interacción.  

Iniciamos imaginando y hablando de nuestra fruta favorita y terminamos compartiendo en profundidad la visión, los valores y las acciones que nos nutren en nuestra vida profesional, pero también personal y espiritual. Fui testigo de primera mano de cómo, en este compartir, nos encontramos como extraños, para poco a poco reconocernos como colegas y personas que compartimos las mismas dificultades, miedos y esperanzas en el trabajo y en la vida.

La educación es entonces un vehículo de esta transformación integral, que coloca las habilidades socioemocionales en el centro de atención. No tuvimos que hablar explícitamente y todo el tiempo de “modelos educativos”, “escuelas” o de “profesores y estudiantes” en los términos tradicionales. Fuimos invitadosa co crear, innovar y dar forma al futuro tomando conciencia desde la colectividad y sentirnos parte de un todo. Educar y pensar la educación desde esta perspectiva, es definitivamente una invitación que vale la pena tomar.

*

 

Fuente central

Fuente central

Sofía Camacho es directora de investigación en educación en Connovo, donde genera y comparte conocimiento local y global provocando a la co-creación desde la inteligencia colectiva y la creación de alianzas. La investigación en la que trabaja actualmente se basa en el pensamiento sistémico y busca detectar las áreas de oportunidad en la educación en las que el ecosistema de emprendimiento social puede tener un mayor impacto.  Ha sido profesora de universidad, gestora cultural, escritora y viajera.

https://www.linkedin.com/in/sofiacamacho/

https://medium.com/@sofiacamacho